Ubicación | | Contacto
 
   
Personajes | Artistas
 
Novedades


El Forjador de la Comunidad Campesina de Muquiyauyo

Román Amanzo Montero

Este notable muquiyauyino fue el forjador de lo que fue la gran Comunidad Campesina de Muquiyauyo. Nació el 01 de Marzo de 1815. Era el último de 3 hombres y 2 mujeres, hijos de don Blas Amanzo y Antonia Montero. Se bautizó en la Iglesia de San Miguel de Huaripampa un 05 de marzo de 1915. Su padre le enseño los quehaceres del campo y de la comunidad. Estudió en el monasterio de San Miguel de Huaripampa. Román Amanzo enviudó 2 veces y se caso en segunda nupcias con doña Maria Monje con quien tuvo una hija llamada Vicenta.

Cuando Román Amanzo asume el papel de líder de la comunidad, manifiesta un lema de aliento para el trabajo comunitario que luego daría inicio de impactantes obras para su época. Esta expresión es semejante al pronunciado por Simon Rodríguez cuando despide a Bolívar en su viaje a Perú para la lucha por la liberación de America; Simón Rodríguez expresa: “las grandes obras tienen grandes dificultades pero hay que vencerlas”. A diferencia del lema de Román Amanzo que es: “Las grandes obras tienen grandes obstáculos, así tiene que ser. ¡Venceremos!”. Es así que en 1846, bajo su conducción, el pueblo de Muquiyauyo logró construir el canal de Ajorucre escarbado con herramientas rústicas. En esos tiempos no se contaba con herramientas de hierro elaboradas para estos fines.

En 1857 se construye el puente colgante sobre el río Mantaro como propiedad comunal. Luego, en 1860 se construye el cementerio comunal. Posteriormente Román Amanzo hace carrera política cuando el 29 de Noviembre de 1856, es elegido miembro del cuerpo edil del distrito de Huaripampa, mientras continuaba con las tareas muquiyauyinas consistente en acumular fondos para planificar nuevos trabajos.

Román Amanzo como máximo representante de la comunidad de Muquiyauyo, estuvo en un0s líos con el distrito de Huaripampa por el trabajo de mita por los muquiyauyinos a favor a Huaripampa como son: uso de las tierras de las cofradías y límite de tierras. Aspecto con el cual ganó enemigos y quizás sea esta la razón de su muerte temprana ocurrido el 05 de Agosto de 1872 por ahogamiento en el canal de Ajorucre a los 57 años de edad.

A las nuevas generaciones, nos queda aprender de Román Amanzo que asumiendo las buenas y grandes aspiraciones de las masas, se pudo ir por el camino correcto para forjar una pujante y poderosa comunidad, la más grande después de la época precolombina. De ahí el apelativo de admiración de “La pequeña Rusia” por su organización social comunitaria en su parte dialéctica pero con resultados demostrados en la práctica o realidad. No solo se quedó en la utopía de las ideas sino que se plasmó con hechos realizados. Por todo esto, fue la Primera Comunidad Campesina e Industrial del Perú con su modelo autogestionario sin recibir ayuda en lo absoluto de nadie, menos del estado, creando sus propios recursos con el trabajo de la tierra con veracidad y honestidad.




Sociedad.

Bruno Terreros Baldeón

Nació un 19 de Setiembre de 1782 en Muquiyauyo. Tuvo tres hermanas Camila, Justa y Felipa. Su Padre fue el Sr. Antonio Terreros Sotomayor y su madre, natural de Mito, la Sra. Rosa Baldeón. Bruno Terreros fue bautizado el 25 de Diciembre de 1782 en la doctrina de Huaripampa.

Sobresalió en el estudio de Teología Dogmática, Latín de Nebrija y Filosofía de Heinecio por el cual viajó a Lima por estudios superiores.

Fray coronel Bruno Terreros se caracterizó por su franqueza, liberalidad, generosidad y sinceridad, tan propios de él; admirable por su dignidad, hombre de sanos y justos principios, de pulcro lenguaje y de una disciplina inquebrantable.

Por su decidido aporte en la batalla de Ayacucho para obtener la independencia, se le concedió regresar a los claustros del convento de San Francisco. Es así como tiempo después, se le es habilitado un curato vacante dentro del Arzobispado para cumplir con su vocación de servicios a Dios y a sus prójimos. Para este fin, tuvo a cargo la parroquia de Mito, pueblo natal de madre, el 20 de Agosto de 1825.

Al contar aproximadamente con 53 años, murió por ahogamiento un 28 de Diciembre de 1832, cuando regresaba después de asistir cristianamente a un moribumdo en el pueblo de Matahuasi. Fue sorprendido por la crecida repentina de las aguas del Mantaro en su retorno. Su partida de defunción fue hallada por un estudioso párroco de Huaripampa, el Dr.José Paz López, en 1956.




Ensayista Peruano, Uno de los Pensadores más Influyentes en el Ámbito de la Reflexión sobre la Cultura y Sociedad.

José Carlos Mariátegui

José Carlos Mariátegui nació en Moquegua, Perú, el 16 de julio de 1894. A partir de 1914 trabajó como redactor en el periódico La Prensa y colaboró en otros más. Cultivó varios géneros literarios y en 1919 creó el diario La Razón desde donde apoyo la Reforma Universitaria y las luchas obreras.

Viajó por Europa gracias a una beca y regresó a Perú en marzo de 1923. Colaboró en diversos diarios y ejerció como profesor en la Universidad Popular González Prada. En 1924, debido a una antigua lesión, le fue amputada una pierna.

Fundó la revista Amauta en 1926 y sufrió cárceles y prisión domiciliaria en 1927 durante el proceso contra los comunistas. En 1928 rompió con el APRA, fundó el Partido Socialista, la revista proletaria Labor y publicó sus Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Un año más tarde, fundó la Confederación de Trabajadores de Perú. Murió en Lima el 16 de abril de 1930.

7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana
Extracto del Tercer Ensayo "El Problema de la Tierra"

Por: José Carlos Mariátegui :: La "Comunidad" y el Latifundio

La defensa de la "comunidad" indígena no reposa en principios abstractos de justicia ni en sentimentales consideraciones tradicionalistas, sino en razones concretas y prácticas de orden económico y social. La propiedad comunal no representa en el Perú una economía primitiva a la que haya reemplazado gradualmente una economía progresiva fundada de la propiedad individual. No; las comunidades han sido despojadas de sus tierras en provecho del latifundio feudal o semifeudal, constitucionalmente incapaz de progreso técnico. En la costa, el latifundio ha evolucionado desde el punto de vista de los cultivos, de la rutina feudal a la técnica capitalista, mientras la comunidad indígena ha desaparecido como explotación comunista de la tierra. Pero en la sierra, el latifundio ha conservado íntegramente su carácter feudal, oponiendo una resistencia mucho mayor que la "comunidad" al desenvolvimiento de la economía capitalista. La "comunidad", en efecto, cuando se ha articulado, por el paso de un ferrocarril, con el sistema comercial y las vías de transporte centrales, ha llegado a transformarse espontáneamente, en una cooperativa. Castro Pozo, que como jefe de la sección de asuntos indígenas del Ministerio de Fomento acopió abundantes datos sobre la vida de las comunidades, señala y destaca el sugestivo caso de la parcialidad de Muquiyauyo, de la cual dice que presenta los caracteres de las cooperativas de producción, consumo y crédito."Dueña de una magnífica instalación o planta eléctrica en las orillas del Mantaro, por medio de la cual proporciona luz y fuerza motriz, para pequeñas industrias a los distritos de Jauja, Huaripampa y Muquiyauyo, se ha transformado en la institución comunal por excelencia; en la que no se han relajado sus costumbres indígenas, y antes bien han aprovechado de ellas para llevar a cabo la obra de la empresa; han sabido disponer del dinero que poseían empleándolo en la adquisición de las grandes maquinarias y ahorrado el valor de la mano de obra que la parcialidad ha ejecutado, lo mismo que si se tratara de la construcción de un edificio comunal: por mingas en las que hasta las mujeres y niños han sido elementos útiles en el acarreo de los materiales de construcción".




Escritor, Reconocido a Nivel Mundial como Novelista, Periodista y Ensayista

Mario Vargas Llosa

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de 1936), escritor peruano. Vargas Llosa es uno de los más importantes novelistas y ensayistas de Latinoamérica, así como uno de los principales autores de su generación.

Vargas Llosa subió a la fama en la década de 1960 con novelas como La ciudad y los perros (1963), La casa verde (1965), y la monumental Conversación en La Catedral (1969). Aún continúa escribiendo prolíficamente en un serie de géneros literarios, incluyendo crítica literaria y periodismo.

Entre sus novelas se cuentan comedias, novelas policiacas, novelas históricas y políticas. Varias de ellas, como Pantaleón y las visitadoras (1973) y La tía Julia y el escribidor (1977), han sido adaptadas y llevadas al cine.

Muchas de las obras de Vargas Llosa están influidas por la percepción que tiene el escritor de la sociedad peruana y por sus propias experiencias como peruano. Sin embargo, de forma creciente ha expandido su repertorio y tratado temas que son de otras partes del mundo.

El año 1990 participa como candidato a la presidencia de la República por el Frente Democrático-FREDEMO. Luego de dos peleados procesos electorales (primera y segunda vuelta), pierde las elecciones y regresa a Londres, donde retoma su actividad literaria.

Lituma en los Andes
Extracto de la Novela: "Lituma en los Andes"

Por: Mario Vargas Llosa ::

Así que, picada de curiosidad, inquieta desde que baile con él y me puso sus manos encima en esas Fiestras Patrias, la próxima vez que Dionisio vino a Naccos y me preguntó si quería casarme con él, le dije bueno. La mina se estaba se estaba desmoronando. Se había acabado el metal en Santa Rita y el Padrillo, después de secar a Sebastián, el amigo de Timoteo, tenía a la gente despavorida. Dionisio no me pidió que me juntara a las locas, que fuera una más de su comparsa. Me pidió que me casara con él. Estaba enamorado de mí desde que supo cómo ayudé a Timoteo a cazar el pishtaco Salcedo, en las grutas de Quenka. "Me estás predestinada", me aseguró. Las estrellas y las cartas me confirmaron que era así, después.

Nos casamos en la comunidad de Muquiyauyo, donde a él lo celebraban mucho desde que curó a todos los jovenes comuneros de una epidemia de garrotillo. Sí, de pichulitis. Los atacó un verano lluvioso. Para carcajearse, sí, pero ellos lloraban, desesperados. Desde que abrian los ojos con el canto del gallo, la tenían hinchada, coloradota y picante como un ají. No sabían que hacer. Se lavaban con agua fría y nada, se la corrían y volvía a enderezarce como muñeco de resortes. Y mientras ordeñaban o sembraban o podaban e hicieran lo que tenían que hacer, ella seguía gordota y pesada entre sus piernas, como un espolón o el badajo de una campana. Trajeron un sacerdote del convento de Santa Rosa de Ocopa. Les dijo una misa y los exorcizó con incienso. Ni por éstas: seguían empujando y creciendo hasta romper las braguetas y salir a ver el sol. Entonces, llegó Dionisio. le contaron lo que pasaba y organizó una procesión alegre, con baile y música. En vez de un santo, pasearon en andas una pichula de arcilla que modeló el mejor alfarero de Muquiyauyo. La banda le tocaba un himno marcial y las muchachas la adornaban con guirnaldas de flores. Siguiendo sus instrucciones, la zambulleron en el Mantaro. Los jóvenes atacados de la epidemia se echaron al río, también. Cuando salieron a secarse, ya eran normales, ya la tenían arrugadita y dormidita otra vez.

El cura de Muquiyauyo no quería casarnos, al principio."Ése no es católico, es un pagano y un salvaje", decía, espantándolo con su mano. Pero después de tomarse sus copitas, se ablandó y nos casó. Las fiestas duraron tres días, bailando y comiendo, bailando y bebiendo, bailando y bailando hasta perder la razón. Al anochecer del segundo día, Dionisio me cogió de la mano, me hizo trepar una cuesta y me señaló el cielo. "¿Ves ese grupito de estrellas, allá, formando una corona?" Se destacaban clarísimo de todas las otras. "Sí, la veo." "Son mi regalo de bodas."

Pero no pudo tomarme todavía, porque antes tenía una promesa que cumplir. Lejos de Muquiyauyo, en la otra banda del Mantaro, subiendo las sierras de Jauja, en el anexo de Yanacoto, donde Dionisio había estado de niño. Cuando su madre desapareció, quemada por el rayo, él no se conformaba a esa muerte. Y anduvo buscándola, seguro de que en alguna parte la encontraría. Se volció andariego, vivió como alma extraviada, yendo y viniendo por todos los rincones hasta que, en las haciendas de Ica, descubrió el pisco y se hizo su comerciante y promotor. Un día la vio en sueños; su madre le dio cita, el domingo de Carnaval a medianoche, en el cementerio de Yanacoto. Hasta allá fue, emocionado. Pero el guardián, un tullido con la nariz comida por la uta que se llamaba Yaranga, no quería dejarlo entrar si no se bajaba primero el pantalón. Discutieron y llegaron a un acuerdo: Yaranga lo dejaría entrar a su cita a condición de que volviera y se le agachara antes de consumar su boda. Dionisio entró, habló con su madre, se despidió de ella, y ahora, en su fiesta de boda, quince años después, tuve que acompañarlo a que cumpliera lo prometido.




Manuel Ignacio Prado Ugarteche fue un Político Peruano, que Ocupó la Presidencia del Perú en dos Ocasiones ( 1939 - 1945 :: 1956 - 1962 )

Manuel Ignacio Prado Ugarteche

De familia aristocrática, hijo del presidente del Perú Mariano Ignacio Prado y de María Magdalena Ugarteche Gutiérrez de Cossío. Su hermano, Leoncio Prado, fue héroe de la Guerra con Chile, fusilado en 1883 y sus hermanos Javier y Pedro también fueron candidatos a la máxima magistratura del país.

Cursó estudios en el Colegio de la Inmaculada y luego siguió estudios superiores en la Escuela de Ingenieros del Perú (actual Universidad Nacional de Ingeniería), graduándose de Ingeniero Civil.

Manuel Ignacio Prado y Ugarteche (Lima, 21 de abril de 1889 - París, 15 de agosto de 1967) fue un político peruano, que ocupó la Presidencia del Perú en dos ocasiones, desde el 8 de diciembre de 1939 hasta el 28 de julio de 1945 y desde el 28 de julio de 1956 al 18 de julio de 1962.

El Presidente Manuel Prado en el Año 1943

Ante el mensaje al congreso nacional por 28 de Julio de 1943, el presidente Manuel Prado anuncia poner en marcha el desarrollo del gran centro manufacturero del Santa, con la Central Hidroeléctrica de Cañon del Pato, la Planta Siderúrgica y el Puerto de Chimbote.

La hidroeléctrica de Cañon del Pato se construyó con fondos de Corporación Peruana de Santa, creada en 1943 durante el gobierno de Manuel Prado. Los primeros trabajos se iniciaron con la construcción de la represa, la excavación del desarenador y las perforaciones del túnel principal, los piques y la casa de fuerza de la central.

Este esfuerzo inicial se vio frenado por razones económicas. Recién en 1954, el gobierno de Manuel Odría retomó el proyecto y tras una licitación que fue ganada por un grupo de empresas francesas, se firmó un contrato para proceder a la terminación de las obras.

Finalmente, el 21 de abril de 1958, el presidente Manuel Prado, en su segundo gobierno, puso en marcha la Central Hidroeléctrica del Cañón del Pato. Los diarios de la época comentaron que se inauguraba para el país una época de vital y maduro desarrollo.

Infiriendo de lo citado anteriormente, se entiende el motivo de la visita del presidente Manuel Prado a Muquiyauyo por el año de 1943. De seguro quería saber y aprender de la experiencia de la Comunidad Muquiyauyina que ya había adquirido y administraba su propia Central Hidroeléctrica construida inicialmente en 1919 e inagurada en 1921 con recursos propios. Tal proeza fue digna de admiración.

(*) Foto provista por el Sr. Antonio Cárdenas Perales.




Fernando Belaunde Terry fue un Arquitecto, Estadista, Político y Presidente del Perú en dos Ocasiones: de 1963 a 1968 y de 1980 a 1985

Fernando Belaunde Terry

Nació en Lima en 1912 en una familia de la burguesía muy ligada a la política, hijo de Rafael Belaunde Diez-Canseco y de Lucila Terry García, su bisabuelo el general Pedro Diez Canseco Corbacho había sido presidente interino en tres ocasiones y su tío Víctor Andrés Belaúnde Diez-Canseco un destacado político. Asimismo es tío de Víctor Andrés García Belaúnde y Raúl Diez Canseco Terry quienes son políticos y de José Antonio García Belaúnde, quien es diplomático.

Estudió arquitectura en la Universidad de Miami y en la Universidad de Texas en Austin , graduándose en 1935. Posteriormente se mudó a México en donde se desempeñó como arquitecto por un corto tiempo.[cita requerida] En 1937 regresó al Perú y fundó la revista "El Arquitecto Peruano".[1] Fue docente en el Departamento de Arquitectura de la Escuela Nacional de Ingenieros, hoy Universidad Nacional de Ingeniería y brevemente en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Fue el principal gestor de las iniciativas para la construcción del pabellón de la actual Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Ingeniería (en ese entonces Departamento de Arquitectura de la Escuela Nacional de Ingenieros), de la que fue jefe y primer decano.

Fernando Belaunde Terry fallece en Lima el 4 de junio de 2002. Fue un arquitecto, estadista, político y presidente del Perú en dos ocasiones: de 1963 a 1968 y de 1980 a 1985.

A inicios de los sesenta, las clases medias profesionales vieron en Fernando Belaunde Terry a su alternativa política más representativa. El respaldo mayoritario de la población se debió también a sus numerosos recorridos por los distintos pueblos del Perú.
El primer gobierno de Belaunde (1963-1968)

Belaunde inció su gobierno con un respaldo mayoritario de la población y de las Fuerzas Armadas. Para consolidar su fuerza política, Acción Popular formó una alianza con la Democracia Cristiana. En el Congreso, la oposición estuvo conformada por la curiosa alianza entre dos antiguos enemigos irreconciliables: el APRA y la Unión Nacional Odriísta (UNO). Durante los primeros cien días de su gobierno, Belaunde inició un proyecto de reforma agraria, restableció la elección popular en los municipios y puso en marcha el sistema de «Cooperación popular», con el que se buscaba la participación de la población en proyectos en beneficio de la comunidad.

Desde 1964, el gobierno inició un ambicioso programa de obras públicas, con financiamiento externo. Entre estas obras se cuentan la Carretera Marginal de la Selva (que uniría, mediante una carretera asfaltada, la selva con el resto del país), los proyectos de irrigación de Olmos y Tinajones en el norte y la construcción de una serie de conjuntos habitacionales y del aeropuerto Jorge Chávez.

El presidente Fernando Belaunde Terry, dentro de su primer gobierno (1963-1968), entregó una mini lampa de bronce como símbolo de aprecio y admiración a un pueblo grandioso y ejemplar como el de la Comunidad de Muquiyauyo que destacó por su trabajo organizado en Comunidad, logrando el desarrollo autogestionario de su pueblo. En la foto apreciamos el gesto insítu, por parte del ex-presidente de la república, cuando hace entrega de este recordatorio simbólico. Este susceso se produjo en el mismo pueblo de Muquiyauyo en el año 1965.

(*) Foto provista por el Sr. Antonio Cárdenas Perales.




Copyright © 2009 Portal Web Muquiyauyo - E-mail: muquiyauyo@yahoo.com